El gobierno municipal hace valer su política  de rebaja fiscal con la aprobación de  un paquete de medidas que  bajan la carga impositiva a los vecinos,  incentivan el emprendimiento y apoyan a las pymes y comercio local

El gobierno municipal hace valer su política de rebaja fiscal con la aprobación de un paquete de medidas que bajan la carga impositiva a los vecinos, incentivan el emprendimiento y apoyan a las pymes y comercio local

El controvertido tributo de plusvalías ve aumentada ahora al máximo permitido, el 95%, la bonificación aplicable por las transmisiones mortis causa, al tiempo que se reduce el tipo de gravamen y, por tanto, la cuota tributaria. Este acuerdo fue el primero entre los adoptados por el Pleno a propuesta de la Alcaldía con el objetivo de “dejar el dinero en el bolsillo del contribuyente”, una prioridad para el ejecutivo local, decidido igualmente a reducir trámites administrativos. En esta línea de gestión se enmarca la decisión de bonificar también al máximo, el 5%, la domiciliación del pago de tributos, así como la supresión de la tasa por la intervención municipal en las comunicaciones previas, declaraciones responsables y otorgamiento de licencias de apertura de establecimientos, “una medida más de fomento a la actividad emprendedora de los vecinos” 

  • Importante también la medida que entrará en vigor el próximo 1 de enero, al quedar ratificado por el voto mayoritario de los corporativos el establecimiento de la jornada de 35 horas semanales para el personal municipal. Acordada previamente en mesa de negociación, no es la única novedad en relación a la plantilla de este Ayuntamiento cara al 2020, ya que, supeditado a la aprobación del presupuesto del nuevo ejercicio, se contempla también un complemento por Incapacidad Temporal que cubra hasta el 100% del salario, así como una partida de 50.000 € con cargo al fondo de acción social y el reconocimiento a los funcionarios de Policía local que reúnan los requisitos como grupo C1
  • De interés también para muchos de los proveedores y acreedores que estaban pendientes, de la aprobación de dos de los expedientes presentados para reconocimiento extrajudicial, trámite imprescindible para abonarse facturas que, en conjunto, superan los 600.000€, encontrándose entre ellas todas las registradas por gran número de pequeños empresarios locales

El Pleno de Valdemorillo celebró este jueves 19 de diciembre la última sesión ordinaria del año centrando mucha de su atención en acuerdos especialmente destinados a “dejar el dinero en el bolsillo del contribuyente”, aminorando a los vecinos la carga impositiva a la hora de hacer frente a sus obligaciones fiscales. Prosperaron así las propuestas de Alcaldía relativas a diversas modificaciones de ordenanzas, resultando en conjunto una primera batería de medidas enmarcadas en la voluntad del gobierno municipal que preside Santiago Villena, responsable directo del área de Hacienda, a la hora de bajar los impuestos y tasas a los valdemorillenses, reduciendo, además, trámites administrativos, y no faltando medidas de fomento a la actividad emprendedora.

Sesión plenaria, por tanto, con alto contenido en materia económica, comenzando por la presentación de hasta tres expedientes para reconocimiento extrajudicial de créditos, con los que el ejecutivo respondió al compromiso de presentar “cuanto antes” al Pleno una cuestión de la que depende el pago de facturas pendientes por un importe superior a los 600.000 €, en su mayoría por falta de consignación presupuestaria y/o en su caso falta de procedimiento. En este sentido, cabe destacar que finalmente quedaron aprobados, con el voto favorable del ejecutivo y la abstención desde las filas de la oposición, dos estos reconocimientos de créditos, incluyéndose principalmente en ellos todas las facturas relativas a servicios prestados por pequeñas empresas, muchas de ellas locales.

La aprobación de diversas modificaciones de ordenanzas tomó el relevo en el debate plenario. Y fue un tributo especialmente controvertido, el de plusvalías, que como recordó el regidor “permanece en un limbo jurídico”, el primero en ser votado. Así, y a la espera de lo que se disponga en la reforma de la Administración Local pendiente de ser abordada por el Estado, el Alcalde precisó la voluntad de “aligerar la carga impositiva”, en este caso concreto con doble efecto favorable al vecino, de un lado el aumento al máximo permitido, el 95%, de la bonificación por las transmisiones mortis causa, aplicable a toda la masa hereditaria, y de otro, una reducción en el tipo de gravamen que implica la bajada en la cuota tributaria. Se estima que, por este concepto, el presupuesto de ingresos del Consistorio dejará de percibir en torno a los 367.000€, cuantía que no resulta muy elevada, máxime dada la situación de superávit de las arcas municipales, “mientras que sí aminora la cantidad a abonar por el contribuyente”. Todos los grupos políticos, a excepción de PSOE y Podemos-Equo, se posicionaron a favor de la medida.

La aprobación de otra bonificación elevada al tope permitido, el 5%, en este caso relativa a la domiciliación del pago de tributos en las entidades financieras colaboradoras, asegura igualmente el objetivo de rebajar el importe de los impuestos a aquellos valdemorillenses que opten por esta modalidad para abonar los mismos, contribuyendo además con ello a asegurar un flujo constante de ingresos al propio Ayuntamiento. En este caso, el Consistorio calcula que se dejarán de ingresar unos 56.000 €. El respaldo a esta propuesta fue unánime.

Prosperó también con amplio respaldo la decisión de suprimir la tasa por la intervención municipal en las comunicaciones previas, declaraciones responsables y otorgamiento de licencias de apertura de establecimientos, quedando igualmente derogada la ordenanza fiscal reguladora correspondiente. Una medida cuyo objetivo final no es otro que incentivar la creación de comercios u otro tipo de establecimientos “evitando el desembolso de los importes que se venían abonando, no suponiendo ninguna repercusión negativa para el Ayuntamiento”.

Cerrando el apartado resolutivo de este último pleno de 2019, llegó otro importante acuerdo, el establecimiento, a partir del 1 de enero, de la jornada de 35 horas semanales para la plantilla municipal, aprobado con el voto favorable de todos los grupos, a excepción de VOX, que votó en contra, y la abstención de los representantes de OVAL. La propuesta, aprobada anteriormente por unanimidad en mesa de negociación, no es la única medida relativa al personal cara a 2020, ya que igualmente está previsto, y supeditado únicamente a la aprobación del presupuesto del próximo ejercicio, que se dote de un complemento por Incapacidad Temporal que cubra hasta el 100% del salario, así como de una partida de 50.000€ con cargo al fondo de acción social, lo que representa al año 300 € por trabajador para su fondo de pensiones. Y también está acordado el reconocimiento a los funcionarios de Policía Local que reúnan los requisitos como grupo C1, con los atrasos registrados desde que entrara en vigor esta normativa.

Por otra parte, también salieron adelante todas las mociones presentadas. Dos de ellas, además, claramente vinculadas en la misma línea de respaldo al comercio local y a la actividad empresarial en general. Porque con este objetivo se solicita por el grupo socialista el hacer un especial reconocimiento a aquellos comercios y establecimientos hosteleros con mayor antigüedad, por ser un pilar básico en el desarrollo económico y social de la localidad. De este modo, se acordó por unanimidad la entrega de placas conmemorativas, doradas en el caso de los locales en funcionamiento desde hace 50 años o más, y plateada para los que cuentan ya con más de 25. Además, y tal como planteó OVAL, se aprobó prorratear por trimestres desde la verdadera prestación del servicio el pago de la tasa de recogida de basuras o residuos sólidos urbanos, al objeto precisamente de contribuir a favorecer el emprendimiento. Esta moción fue aprobada por todos los grupos, salvo abstención de Podemos-Equo.

En cuanto al resto de mociones, salió también adelante la petición formulada por el grupo socialista para la instalación de puntos de recarga de coches eléctricos, algunos incluso con carácter gratuito, favoreciendo así entre la población local la transición hacia el uso de este tipo de vehículo. Una petición que se vio respaldada por los distintos grupos, a excepción de los miembros del equipo gobierno, ya que se trata de una iniciativa en la que está trabajando desde el inicio de la legislatura, incluso con el fin de alcanzar un objetivo aún más ambicioso. La abstención del ejecutivo, formado por los concejales de PP y Cs, se hizo patente también a la hora de votar la moción de Podemos-Equo por la que se instaba a adoptar “las medidas necesarias” ante robos registrados en Mojadillas. La justificación de esta postura de voto estriba en que esta cuestión está siendo ya atendida por el ejecutivo, habiéndose celebrado una Junta Local de Seguridad extraordinaria donde se acordó estrechar la colaboración de Policía Local y  Guardia Civil y considerando, como recalcó el propio Concejal de Seguridad, Miguel Partida, que “son los delitos telemáticos los que han aumentado, no los robos”, si bien confirmó que está prevista la implantación de un sistema de videovigilancia tanto en el casco urbano como en urbanizaciones” . Por su parte, Vox votó en contra de la citada moción.  

Cerrar menú